El lagarto Juancho por Inés Dominguez

EL LAGARTO JUANCHO

En Guadalix de la Sierra había una casa pequeña donde vivía Juancho. Juancho vivía en una caja de galletas debajo de la mesa del salón. A Juancho le encanta pasear; un viernes, su día preferido, salió a pasear. Después de cinco minutos, empezó a llover y Juancho no pudo pasear. Entonces se metió en casa y llamó a su mejor amigo, Pepe.
— ¡Hola, Pepe! —dijo Juancho— ¿quieres quedar para jugar?
— ¡¡Vale!! — respondió Pepe.
Entonces, Pepe fue a casa de Juancho. Los dos jugaron felices mientras comían galletas. FIN

Se lo dedico a mi «profe» Susana y a mi abuelo Teyo, que hoy —16 enero 2012— es su cumpleaños.
Inés, 3º C.

Anuncios

“ La Guiringuisa” escrito por Ana Hernán Rodríguez

Hace muchos años, en Guadalix de la Sierra, vivía mi tatarabuelo Fructuoso. Tenía un rebaño muy grande de ovejas y una perrita, llamada Guiringuisa, que le ayudaba a cuidarlas.

Un día muy frío de invierno, Fructuoso recogió pronto a sus ovejas para irse a su casa. Cuando llegó, vio que Guringuisa no estaba con èl.

Al día siguiente se levantó temprano para ir a buscarla. Cuando llegaron al campo, vieron que la perrita estaba allí cuidando a un corderito que había tenido una oveja.

Si no se hubiese quedado ella, cuidando al corderito, se lo hubiese comido el lobo o el zorro.

Fin 

La pintura rosa escrito por Marta Morcillo

Hace mucho tiempo, en un lejano país, me encontré una pintura. La dejé en la caja de las pinturas, y al día siguiente me fui al cole,  la metí en el estuche y dijo la profe que sacásemos las pinturas porque íbamos a pintar.

Cuando la saqué me habló.

Dijo: hola me llamo Rosa ¿y tú?

Le contesté y le dije: Yo me llamo  Laura.

Sonó la sirena y le dije: ¡Me voy al patio, adios!

Cuando vinimos estaba toda la clase llena de espuma,

¿Qué ha pasado? -Dije yo

Que es la fiesta de la espuma-dijo la pintura.

Había pintado toda la espuma y nos dio una sorpresa.

FIN

Dedicado a mi profe Irene de tercero  B

Marta

Cuento de palabras con H escrito por Jimena de 3ªA

Había una vez dos hermanos que  estaban con un héroe. El héroe se llamaba Hércules y había sido herido.

Los hermanos le llevaron a su hogar y le vendaron la herida.

La hermana de los chicos estaba en el hogar y les puso a hervir unos huevos.

Cuando empezó a salir humo del horno, llegó el herrero con una herradura de plata.

Hércules se animó al comerse los huevos  y compró al herrero la herradura de plata para regalársela a la hermosa muchacha, que aceptó encantada.

Desde ese día todos se hicieron muy amigos.